inicio secciones cursos zonas varios videos y fotos enlaces mercadillo contacto
Scottish Six Day Trial

 

 

En la primera década del siglo pasado y cuando acababan las competiciones de motocross y velocidad los pilotos británicos se reunian en invierno para seguir practicando su pasión, pero a un ritmo mucho más tranquilo. Despúes de tanta rivalidad llegaba la hora de confraternizar y lo hacían demostrando su pericia sobre motos de calle. Aquello acabó cuajando y 1909 se celebró la primera competición seria, cinco días de pruebas en las faldas del Ben Nevis, la montaña más alta de Gran Bretaña. Nacían así los SSDT (Scottish Six Day Trial) y el Trial.
 
Para poder competir en condiciones los pilotos preparaban sus motos de calle a conciencia montando ruedas de tacos, manillares algo más anchos y sillines más mullidos. Pero el Trial necesitaba motos específicas y casi todas las marcas británicas desarrollaron sus propios prototipos de cuatro tiempos para competir en los SSDT como Triumph, BSA. Matchless, Norton, Greeves, James, Ariel, Royal Enfield y Cotton.
 
En la zona de Kinloch Rannoch en los SSDT de 1953. Cuatro tiempos, jueces de zona con chaqueta y espectadores con corbata. Definitivamente eran otros tiempos.
 
Jonny Brittain dominó el trial de los 50 ganando dos veces los SSDT. En la imagen sobre un prototipo de Royal Enfield con chasis de magnesio, cilindro y culata de aluminio y lo que sería el bombazo de los SSDT de 1952 : montaba basculante y dos amortiguadores traseros. Brittain ganó de calle y motivó un cambio drástico en el concepto de moto de trial. Al año siguiente pocas eran las marcas que mantenían la rigidez en sus monturas.
 
Pero la revolución total llegó de mano de Sammy Miller. Miller y su Ariel HT-5, un prototipo de 500 cc y cuatro tiempos que el mismo se encargaba de poner a punto, no conocieron casi la derrota en la primera mitad de los 60. Pero Miller andaba a disgusto con la fá¡brica inglesa y aceptó de Paco Bultó el encargo de hacer de la Sherpa N, un prototipo de 2 tiempos desarrollado por el mismo Bultó, una moto competitiva. Aunque ya existían motos de dos tiempos en escena, prototipos que montaban motores Villiers, casi nadie confiaba en estas mecánicas. Hasta que en 1965, el año de su estreno, el irlandés arroyó en los Scottish con su Sherpa T. Más de medio siglo de dominio británico llegaban así a su fín y por primera vez una moto foranea y de dos tiempos lograba alzarse con el triunfo. El principio del fin de lo británico estaba servido. Ya en 1984 la organización añadía una nueva carrera a los SSDT, esta de dos dias, en las que sólo podían correr motos de antes de 1965, para rescatar el espiritu, pero sobre todo las mecánicas, de la pre-revolución que lideró Sammy Miller.
 
El año 1965 marcó un antes y un después, la caida del imperio británico y la llegada de la armada española. Con Bultaco llegaron
Montesa (1968) y Ossa (1970). Y en torno a estas tres monturas el trial pasó del blanco y negro al color.
 
En 1970 empezó el reinado de Mick Andrews en los Scottish. En el año de su debut con OSSA los ganó montando una Plonker y los dos sucesivos (71/72) con la OSSA MAR (Mike Andrews Replica), desarrollada por el a partir de la montura que le dió la victoria en 1970. En el 74 y 75 lo haría sobre Yamaha, la primera moto japonesa en ganar unos SSDT.
 
Montesa debutó oficialmente en los Scottish de 1968 teniendo al británico Don Smith como lider de equipo. Se clasificó en tercera posición sobre una cota 247, obra del genial Leopoldo Milá, padre también de la Impala. La cota 247 fue la primera moto de trial fabricada en serie en España en 1968.
 

 

Cada año y como media 500 pilotos suelen apuntarse a los SSDT, pero sólo 270 pueden participar. La logística que mueven es muy compleja y un mayor número de participantes sería perjudicial para el correcto funcionamiento de la carrera. Uno de los principales inconvenientes de los SSDT es el tiempo de que disponen los pilotos para completar la jornada y que hace que muchas veces el reconocimiento previo de la zona sea mínimo o que se haga ya montado en la moto. Estas se agrupan en secciones y muchas se suceden unas a otras, donde acaba una empieza otra.

La forma física de los pilotos que quieran participar con garantías en los SSDT debe de ser envidiable. Deben de enfrentarse a unos recorridos diarios que rondan los 160 km en jornadas de casi ocho horas, circulando por interzonas que cansan más que las mismas zonas y soportar unas condicones climáticas muy adversas y cambiantes. En el mes de mayo en Escocia es normal que amanezca con un sol radiante y que el día se despida con una fuerte tormenta de nieve.

 

 
Una de las secciones más famosas de los SSDT es la del Pipeline (arriba) que discurre junto a unas enormes tuberías de agua por una empinada subida de piedra suelta y profundos surcos. Igual de famosa y clásica pero mucho más fácil es la sección de Town Hall Brae (abajo). Esta situado en pleno Fort Williams y actua como un balsamo al marcar, por ser la última, el final de los SSDT.
 
Dos pilotos que entraron a formar parte de la historia de los SSDT son el finlandés Yrjo Vesterinen y el español Toni Gorgot, ambos con una Montesa Cota 349. "Vesty" consiguio ser el primer piloto no británico en vencer en Escocia y lo hizo con su nueva marca en 1980, antes había conseguido para Bultaco tres campeonatos del mundo consecutivos (76/77/78) y un subcampeonato (79). Toni Gorgot por su parte se apuntó el hito de ser el primer español en vencer en 1983 en los seis días.
 
Tras la victoria de Gorgot, Montesa tuvo que esperar hasta 2002 para hacerse con otro triunfo en los SSDT. Precisamentre fue otro español, Amós Bilbao (arriba), el que con una Montesa HRC ganaría la prueba. El cántabro se convirtió así en el segundo español en ganar en Escocia. Un año más tarde, en 2003, el triunfo fue a parar a otro español. Joan Pons (derecha) consiguió imponerse en su primera participación en los SSDT con una Sherco.

 

 
 
 
 

 texto y fotos extraidos de: http://www.kmceromt.com/ADCSSDT.html

 

© Trial Bike León         trial@trialbikeleon.com